• Información Turística
  • Guía turístico cultural de Chiclana

Arquitectura religiosa

Iglesia Mayor de San Juan Bautista del siglo XVIII. Obra cumbre del neoclasicismo gaditano. Diseñada por Torcuato Cayón y finalizada por su ahijado y discípulo Torcuato Benjumeda. Está construida sobre una iglesia anterior, de la que conserva en una de sus capillas un retablo flamenco del siglo XVI. Cuenta con tallas de gran valor y varios cuadros de la escuela de Zurbarán. Es aquí donde se encuentra el icono de San Juan Bautista (Patrón de la ciudad), talla genovesa de Francesco María Maggio que data del siglo XVIII, en torno 1.750. 36.41803, -6.14621 La iglesia está catalogada como Bien de Interés Cultural según publicación aparecida en el BOE en el año 1975.

Ermita de Santa Ana: icono visual de la ciudad, considerado uno de los 7 Puntos Mágicos de Chiclana, se sitúa en el punto más alto de la misma y es visible a varios kilómetros a la redonda. Fue construida por Torcuato Cayón en el siglo XVIII. Es una original capilla octogonal, rodeada de un pórtico de arcada ochavada. Su interior alberga el [[icono] de Santa Ana y la Virgen Niña, tallada por el genovés Domingo Giscardi en el siglo XVIII. 36.414846, -6.150965

Convento de Jesús Nazareno en Chiclana de la fra: del siglo XVII. Este edificio barroco fue fundado por la Madre Antonia de Jesús en el año 1666, cuenta con una bella portada barroca. En su interior se encuentra la talla procesional de Jesús Nazareno, del siglo XVI. En la clausura del convento se encuentra el icono del Divino Indiano, talla de procedencia americana que en el siglo XVII fue donada al convento por un acaudalado gaditano para que presidiese el retablo mayor de la iglesia.

Iglesia de la Santísima Trinidad (San Telmo): construida en el siglo XVII. En su interior destaca especialmente su altar mayor, de estilo barroco, presidido por el icono de Nuestra Señora de los Remedios (Patrona de Chiclana). En cuanto al exterior es de notar la espadaña angular de concepción muy singular.

Iglesia de San Sebastián: del siglo XVI, se encuentra junto al puente de los Remedios. Esta iglesia ha sufrido varias reformas a lo largo de su historia. En el atrio destaca el monumento dedicado a Antonio Cabrera, prestigioso orador, científico y botánico.

Capilla del Santo Cristo: es el edificio religioso más antiguo de la ciudad, data de finales del siglo XV, en su interior alberga la cofradía de la Vera Cruz, de las más antiguas cofradías de penitencia existente en Andalucía, cuyo titular es el icono del Santo Cristo de la Vera Cruz, a la que se atribuye origen mejicano y considerada milagrosa para el pueblo de Chiclana, que en ocasiones la sacó en procesión como rogativa de lluvia en tiempo de sequía.

La fachada actual de la iglesia, producto de las numerosas reformas que ha sufrido a lo largo de su historia es de gran sencillez. Destacan su atrio enrejado y la enorme cruz que lo preside.

Hospital de San Martín: data del siglo XVI. Pese a que ha sido objeto de varias reformas, este antiguo edificio conserva en su interior la Capilla del Sagrado Corazón, con varios retablos barrocos. Actualmente, este edificio forma parte del Colegio "Niño Jesús".

 

Arquitectura civil

Torre del Reloj (plaza mayor): Conocido popularmente como Arquillo del Reloj, es uno de los edificios más emblemáticos de Chiclana. se construyó en el siglo XVIII sobre una de las antiguas puertas de la Villa, que en su origen formaba parte del antiguo Cabildo. Por carecer la cercana Iglesia de San Juan Bautista de torre campanario, al estar inconclusa la construcción de dos torres campanarios, se le atribuyó a la Torre este uso religioso.

Construida en piedra ostionera consta de cuatro cuerpos: la base donde se recorta el arco de medio punto que da acceso a la plaza, el cuerpo principal donde se halla el mecanismo del reloj, el cuerpo de campanas de forma octogonal y por último la Cúpula en volumen semiesférico que se remata con cruz latina forjada. Se encuentra ubicada en la Plaza Mayor, formando junto con la Iglesia de San Juan Bautista un bello marco monumental de gran interés para el visitante.

Torre Bermeja: torre defensiva que se encuentra en la playa de la  Barrosa.

Torre del Puerco: data del siglo XVI, aunque posteriormente fue utilizada para funciones de guerra en la Batalla de la Barrosa, que tuvo lugar el 5 de marzo de 1811

Casa Consistorial: El Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera, fue de los primeros edificios construidos con hormigón armado en España, aunque está construido sobre la Casa-Palacio de don Alejandro Risso, que data del siglo XVIII. En 2011 fue inaugurado el nuevo edificio por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñan. El nuevo edificio, construido sobre el anterior, cuenta con 4.000 metros cuadrados construidos, divididos en cuatro plantas. Un edificio amplio, moderno y adaptado a las necesidades de la administración local, dispuesto para dar respuesta a la Chiclana del siglo XXI.

La intervención en la Casa Consistorial ha consistido en la demolición de las edificaciones originales obsoletas y añadidos sin interés arquitectónico, de forma que sólo se han conservado la fachada principal, de carácter clasicista, así como la primera crujía, que es la única que cuenta con interés histórico, y la escalera imperial, que refuerza su presencia al servir de nexo de unión entre las funciones públicas más representativas como es el salón de plenos y la sala de usos múltiples de la planta baja.

 

Casas-palacios

En el centro histórico de la ciudad se puede contemplar una buena muestra de arquitectura neoclásica e isabelina, con casas que han pertenecido a la nobleza y a la alta burguesía gaditana, debido al enriquecimiento de la zona durante el comercio con América desde la capital. Entre las Casas-palacios de la ciudad destacan algunas especialmente importantes como:

Casa-palacio del Conde de las Torres: situada en la Plaza del Retortillo de esta ciudad, nominada así en honor a don José de Retortillo, Conde de Torres según título nobiliario concedido en 1738 por el entonces monarca reinante Felipe IV. Palacete de dos pisos de altura y planta trapezoidal que se levanta durante el último tercio del siglo XVIII. Con influencias estilísticas del estilo neoclásico propio de la época, el edificio cuenta también con elementos decorativos del barroco. Actualmente la Casa tiene cedida parte de su jardín privado a la ciudad, que lo mantiene como zona verde para uso público.

Casa-palacio del Conde del Pinar: se levanta en la céntrica calle Fierro, llamada sí en homenaje a don Marcos del Hierro, Conde del Pinar, importante personaje de origen francés que llega a la ciudad de Cádiz atraído como tantos otros por su expansión económica como consecuencia de su actividad comercial con América. Construida durante el siglo XVIII, muestra la evolución del estilo barroco al neoclásico, mezclando elementos de ambos estilos. Presenta al exterior una alta fachada de tres plantas de altura que se estructuran según pilastras de piedra entre las que sitúa los huecos exteriores que arrancan de una planta baja realizada toda ella en piedra ostionera a modo de zócalo de base. En el interior destaca un patio de planta cuadrada con columnas y suelo de mármol, así como la original escalera de acceso a la zon superior.

Actualmente cuenta con dependencias municipales para actividades culturales y otras de tipo docente como sede del Colegio Público "Alameda".

Casa-palacio del Conde de las Cinco Torres: se encuentra en el centro de la ciudad, en la calle García Gutiérrez, dentro de lo que a mediados del siglo XIX se dominó Barrio de San Alejandro, surgido alrededor del antiguo Hospicio de San Alejandro y su capilla, hoy desaparecidos, que se ubicaba en el solar donde actualmente se encuentra el edificio del Ayuntamiento. La Casa en cuestión constituye quizás el mejor ejemplo de palacete neoclásico de la ciudad, construido durante el siglo XVIII en el momento de mayor auge económico de la capital, Cádiz, y que como consecuencia se expandió a las poblaciones próximas a ella como es el caso de Chiclana. Al exterior presenta una magnífica fachada realizada en piedra organizada en dos plantas de altura y cinco calles verticales, con un planteamiento perfectamente simétrico y un indudable toque de monumentalidad.

Casa Briones: ubicada en la Plaza Mayor y dentro del conjunto arquitectónico de la ciudad, la Casa de los Briones o “Casa Briones” es uno de los ejemplos más hermosos de las construcciones del siglo XVIII y donde se aloja el Museo de Chiclana. Este edificio se atribuye al arquitecto neoclásico Torcuato Cayón. La Plaza Mayor es el espacio público más antiguo y de mayor interés histórico de Chiclana.

Era el centro urbano de la villa y durante los siglos XV al XVIII, estuvieron situadas alrededor de la plaza las Casas Consistoriales, la única parroquia y la cárcel. También se fueron asentando las familias pudientes de la vida política y económica de la villa. Durante el XVIII, siglo de gran prosperidad, se erigieron varias construcciones que han perdurado en el tiempo hasta la actualidad. Uno de los ejemplos más hermosos es la “Casa Briones”. Forma parte del conjunto arquitectónico de Chiclana, en el que están incluidas la fachada de la Iglesia Mayor de San Juan Bautista y la Torre del Reloj. Torcuato Cayón de la Vega (1725-1783), considerado como el artista que marca la transición entre la arquitectura barroca y la neoclásica, realizó otras obras en Chiclana, entre ellas, la Ermita de Santa Ana (1772-1774) o el nuevo proyecto de la Parroquia de San Juan Bautista. Fue restaurada en el año 2008 para sede del Museo Municipal y la Fundación Fernando Quiñones.

Aquí os dejamos un enlace para que disfruteis visualmente de nuestra ciudad: http://youtu.be/B-2YaPtpELA